Sergio Martínez “Sinónimo de Gol”

Sergio Martínez Goleador
Sergio Daniel Martínez Alzuri, más conocido como “El Manteca”, nació en la ciudad de Montevideo el 15 de Febrero de 1969.

Pese a su altura, de 1.72 mts, su función en el equipo era de centro delantero, gran habilidad, se desmarcaba en espacios reducidos, amagues y enganches lo hacían un jugado infalible dentro del área, llegó a convertir más de 190 goles en los clubes que jugó.

Su debut en primera división fue en el año 1986, en aquel entonces Club Atlético Defensor (hoy Defensor Sporting Club), con la camiseta violeta jugó hasta el año 1991, conquistando el segundo uruguayo del equipo del Parque Rodó, en 1987 y una Liguilla Pre-Libertadores en 1989.

En 1991 se movió el mercado de pases y se puso la camiseta aurinegra, en un comienzo donde fue resistido por parte de la hinchada, menguando ese “rechazo” ya que logró convertir un gol clásico en Octubre de 1991 para la victoria de Peñarol por 1 a 0 ante Nacional, no consiguió títulos.

Pero lo mejor estaba por venir, en 1992 cruzó el charco y recaló en uno de los equipos más populares de la Argentina (para mucho el más grande), el Club Atlético Boca Juniors.

Pocos imaginaban el idilio de la “12” para con el uruguayo, quedará en el mejor de los recuerdos el gol que le hizo a River Plate en La Bombonera  para poner el 1 a 0 final en octubre de ese año,  a partir de ahí sería una fija en su carrera con la “azul y oro” el ser verdugo del equipo millonario.

Dirigido por el Maestro Oscar Washington Tabarez lograron cambiar la historia en los Torneos Locales de Boca Juniors, ya que rompieron la sequía de 11 años en 1992, llevándose el Apertura de ese año,  para delirio de toda la parcialidad, el “Manteca” no podía estar ajeno a fuerza de goles.

Para 1993 conquistó  un título internacional con Boca Juniors, la devaluada Copa de Oro Nicolás Leoz, donde fue goleador con 2 tantos.

Con la blusa Xeneise fue goleador local en dos oportunidades, Apertura de 1993 (12 goles) y Clausura de 1997 (15 goles).

Como los “goles son amores”, eso fue lo generado por Martínez en sus cinco temporadas en Argentina (1992 a 1997), 87 anotaciones lo posicionan al momento en el  Séptimo Goleador en la Historia del Club, quedando en el mejor de los recuerdos de sus hinchas.

Entre 1998 y 1999, tuvo su pasaje por el fútbol Europeo, el destino fue el Deportivo La Coruña de España, lesiones lo dejaron relegado, teniendo casi nula participación, a partir de ahí se “pateó el tablero”, volvió al fútbol uruguayo y nada menos que al Club Nacional de Fútbol.

A fuerza de goles, se fue ganando el corazón del hincha que al principio lo tenía resistido ya que se sabía que era confeso hincha del tradicional rival.

Pero el destino quiso que fuera él quién anotara dos goles clásicos en las finales del año 2000 nada menos que ante Peñarol, 1 a 0 en el primero partido y 1 a 1 en la revancha para conquistar el Campeonato Uruguayo.

Sumó a su vez un título más a nivel local con la blusa alba, en el año 2001, poniendo de esta manera final a su carrera deportiva dentro del campo de juego.

Con la “color cielo” tuvo 35 participaciones y anotó 5 goles, jugó el Mundial de Italia 90 y se coronó Campeón de la Copa América en el año 1995 en Uruguay, anotando el último penal en la definición por penales ante Brasil.

Juan Pablo Taborda
@jptaborda74