¿Quedó claro?

Uruguay goleó a Chile 3 a 0 con oportunismo, contundencia y solidaridad. 

Con rendimientos por demás superlativos como los de Godín y Coates, la sobriedad con la que trabajó el partido desde el arco Muslera y la firmeza con la que entró Palito; Uruguay despachó a Chile 3 a 0 en un Estadio Centenario, que desde el momento del himno, hasta la devolución de aplausos del plantel a las cuatro tribunas no dejó de vibrar.

Era un revancha, claro que lo era, pero una revancha desde el punto de vista anímico y humano más que deportiva. Aquello fue la Copa América, donde Chile se encargó de minimizar y perturbar a un Cavani herido por una delicada situación familiar. Este martes fue Eliminatorias, donde el (¿poderoso?) Campeón de América se las tendría que ver con once charrúas dentro de un campo y un país entero representado por 60 mil almas que no pararon de alentar al equipo y silbar al hombre del dedo más connotado del mundo.

El clima ardía, hacía demasiado calor en la húmeda noche del Centenario. Chile se sentía cómodo manejando la pelota a su gusto y antojo pero sin herir a Uruguay hasta que uno de los jugadores más sobre valuados del continente hizo enojar a Godín. Medel, el idolatrado zaguero con apodo canino molestó al capitán uruguayo, quién recibió amonestación y acto seguido estiró las redes del arco chileno para poner el 1 a 0.

Él árbitro dio por finalizado el primer tiempo, y Sampaoli que es argentino pero está cada vez más chileno, lo fue a buscar a Sánchez e insultó a un Godín que reaccionó, lo invitó a pelear en el vestuario y luego vio como el propio DT rojo huía raudamente hacia el túnel de la Colombes. Me pregunto, ¿quedó claro?

En la segunda parte, las cosas no progresaban en Uruguay y entró el hombre que cambió el partido; el mismo que en el mundial de Brasil jugó con conmoción cerebral y pérdida de conocimiento ante Inglaterra, Palito. Sin que el reloj marcara más de tres minutos desde su ingreso, Tabárez llamó a Pereira y le dijo «Andá allá». Entonces, Muslera sacó del arco, Cavani la peinó y Palito la colgó del ángulo izquierdo de Bravo (quien se peleó hasta con los camarografos de atrás de su arco) para el 2 a 0 ante un Chile que jamás entendió lo que no se le hace a Uruguay. ¿Quedó claro?

Para colmo, pierna fuerte de Palito, rebote en Isla, corner notable del Pato y gol de cabeza del goleador Cáceres para liquidar un partido con impensada e inesperado score.

El juego terminó con el festejo de Uruguay, las disculpas de Jara a Cavani, por lo que le dijo en la Copa América, no por lo que le hizo, las absurdas declaraciones de Vidal que no aprende más y el gesto de Vargas que no hace más que demostrar que cuando sos soberbio, te crees más de lo que sos y venis en fija, te vas sin nada…

Chile, esto es claro: tenes flor de equipo, un entrenador tan vende humo como buen DT pero no aprendes más. A Uruguay lo agrandas si lo buscas y le tomas el pelo. Pasó en el amistoso de Santiago, casi pasa en tu Copa y pasó este martes. Entonces el que ganó las 15, 4 mundiales y nunca perdió con una camiseta roja en su estadio, volvió a ganar. Fiel a su estilo, con la sangre en el ojo y la historia bien llevada sobre sus hombros, Uruguay puso las cosas en su lugar… ¿Quedó claro?