Julio César Giménez, el “Pibe de Oro”…

Uno de los jugadores más exquisitos que dio el fútbol uruguayo…

Por Juan Pablo Taborda

Nació en el departamento de Artigas el 27 de agosto de 1954, en la capital del país hizo las divisiones formativas en el Club Atlético Peñarol, debutando en el primer equipo carbonero en el año 1972.

Volante juvenil que desde el comienzo llamó la atención de propios y extraños, y como se dice comúnmente “llamado a hacer grandes cosas”.

Mala fortuna con las lesiones y las enfermedades, a poco de hacerse presente desde el vamos, tuvo hepatitis que lo alejó de la canchas por varios meses,  luego cuando retornó, sufrió una fractura en un pie mientras disputaba un clásico por el Campeonato Uruguayo.

Llegamos a uno de los puntos más altos en la carrera de Giménez con la camiseta  aurinegra, el 28 de Enero de 1976, Peñarol – Nacional se debían enfrentar por la Liguilla Pre Libertadores de América, y fue goleada mirasol por 5 a 1, siendo el “Pibe de Oro” la estrella deslumbrante de la noche, ya que anotó tres goles en apenas 17 minutos (hoy en día se hubiera llevado el balón a su casa y nada menos que en este tipo de partidos).

Como señalamos, enfermedades y lesiones le jugaron en contra, lo que lo vieron jugar hablan de que fue uno de los jugadores con mejor técnica que dio nuestro país,

Con Peñarol logró un tricampeonato uruguayo, ya que fueron los mejores entre los años 1973 y 1975.

Para la temporada 1978, Giménez sería vendido al fútbol de la vecina orilla, con destino al equipo de Liniers, Velez Sarfield, su estadía por el conjunto de la “V” fue hasta el año 1981, donde se hizo de sus servicios el otro equipo que forma el “clásico del Oeste”, Ferrocarril.

Con el equipo “Caballito”; logró uno de los dos torneos en primera división que ostenta  dicha institución, el de 1982, dirigido por Carlos Timoteo Griguol.

Poco ha trascendido que Giménez estuvo en el Fútbol Club Barcelona, dirigido en aquel entonces por César Luis Menotti y contaba con en sus filas con Diego Armando Maradona, jugó en el Barca Atletic, si rendía subiría al primer equipo, pero sólo disputo algunos encuentros con la filial del conjunto culé y en el primero apenas algunos minutos en partidos amistosos.

De regreso desde el “Viejo Continente” volvió al fútbol argentino, su talento fue recibido por Unión de Santa Fe, Instituto de Córdoba, Velez Sarfield, para culminar con un histórico ascenso con el conjunto de San Martín de Tucumán en el año 1988 bajo la conducción técnica del también uruguayo Nelson Chabay.

Con la selección nacional, Julio César Giménez tuvo participación en 1974 cuando el Mundial de fútbol se disputó en la ex Alemania Federal.

Para demostrar a carta cabal lo que fue “El pibe de Oro” en las canchas de fútbol, tomaremos dos manifestaciones, una del relator compatriota Víctor Hugo y la otra de Diego Armando Maradona

Para 1981, Giménez se prestaba a ingresar al campo de juego en Ferro Carril Oeste, y Morales en su relato manifiesta “Va a entrar a la cancha ‘el otro Maradona’.”

A su vez en el libro de la autobiografía de Maradona “Yo soy el Diego de la gente”, el “10” hace mención del equipo de Ferro del Metropolitano de 1981 y dice lo siguiente: “Tenían un equipo que era un relojito (…) Ellos sí que eran regulares: tenían a Cúper, a Garré, a Saccardi, al paraguayo Cañete y al uruguayo Jiménez (sic), que la rompía”