A vuelo de pájaro…

Uruguay ganó en Asunción y se va volando a Rusia… 

Partido bravo, siempre lo es ante Paraguay en Asunción, imaginate que nunca habíamos podido ganar por Eliminatorias en el ultra conocido estadio Defensores del Chaco.

Partido bravo, si mirábamos la tabla, porque la diferencia entre un Paraguay en crecimiento y nuestro Uruguay alicaído en 2017 era de 3 puntos en favor nuestro, si si, en favor nuestro. Entonces, ¿Cuál era el temor? No sé, pero nosotros somos así, si la diferencia hubiese sido al revés diríamos: si empatamos no nos sirve porque nos mantienen los 3 puntos a falta de 6 por jugar. Ahora que veníamos nosotros arriba pensábamos más en que si nos ganaban nos empataban que en sí ganábamos empezábamos a reservar los boletos para el Mundial.

Y eso pasó, ganamos. Paraguay tuvo nos dio la pelota en el primer tiempo y nosotros como nunca la tuvimos y supimos que hacer con ella, es que el medio campo que Tabárez resolvió colocar ayer en Asunción es más europeo que uruguayo, Vecino y Valverde juegan a otra cosa, no tienen la cultura normal de los uruguayos a juzgar de declaraciones que hizo el mismo Tabárez en su momento. Juegan a otra cosa, la tienen, la quieren, la piden, se mueven, entregan bien, corren, marcan, y le pegan de afuera son distintos no hay misterio. Por algo al primero lo buscaba de manera desesperada la selección de Italia, en al que no quiso jugar para vestir la celeste y al otro se lo llevó el Real Madrid. No es casualidad, si los jugadores tienen ese gusto y amor por la pelota es probable que la misma salga más mimada, más calma, más prolija desde la mitad para delante.

Además Tábarez mantuvo la dinámica y el ritmo por afuera con “cebolla” y Nandez y dirigió tan bien que cuando se les fundieron los motores los sacó para poner al siempre rendidor Stuani y al “pato” Sánchez que una vez más demostró que es el mejor asistidor de Uruguay en la Eliminatoria. Esta vez nadie podrá decir que el maestro demoró en los cambios, porque no fue así.

Entonces, ese equipo con un triangulo final que se volvió a parecer al del comienzo de la eliminatoria, con Muslera muy seguro en cada una de las que llegó excepto en el gol donde nada pudo hacer, Giménez ganando todo por arriba y Godín, un tiempista exuberante para salir a cortar cada una de los envíos guaraníes comenzó a ganar la batalla de Asunción. El segundo tiempo se jugó con la lógica, Paraguay con la bola y los intentos para ganarlo y complicarnos; nosotros esperando el momento exacto para pegar el zarpazo. Ya con Stuani en campo, Uruguay agregó estatura y con Sánchez profundidad y precisión a la hora de entregar en largo.

Así fue que el “pajarito”, quien le había puesto a Cavani la única clara del primer tiempo, fue a esperar un rebote cerca de la media luna rival, Cáceres se equivocó al sacar un lateral pero Fede corrigió pegandole de afuera para el 1 a 0.

Minutos más tarde, Uruguay replegado, Valverde la limpió, Sánchez trasladó y habilitó notable a un Suárez que esquivó al arquero y remató para palo, carambola y gol.

Desde ahí, y más allá del descuento de Paraguay, a otra historia, 3 puntos y a prepara el choque con Venezuela, “a vuelo de pájaro…”